Acoso entre iguales:


Bullying y Ciberbullying

El fenómeno de la violencia escolar adquiere cada día más una dimensión de problema social que lo está convirtiendo en objeto de preocupación no sólo de los docentes sino de administraciones educativas que, parece empiezan a adoptar medidas de intervención para paliar una difícil situación. La violencia interpersonal entre iguales va más allá de los límites naturales que se marcan en un posible conflicto, la clave diferencial está en el abuso de poder y en la lesión de los legítimos derechos de la víctima. El conflicto es la situación en la que entran dos personas o grupos cuando hay una confluencia de sus intereses.

En el estudio publicado por el Ararteko en octubre de 2006 sobre la situación de los centros en la Comunidad Autónoma Vasca se resalta que: “Todos los componentes de nuestra comunidad educativa (alumnado, profesorado, familias…) se muestran razonablemente satisfechos del clima escolar que perciben en sus propios centros. Sin embargo, en los medios de comunicación vemos como frecuentemente vuelve a estar presente el tema del “maltrato entre iguales” (Bullying). Esta preocupación, en determinadas ocasiones, llega a producir una alarma social.

En este sentido el Informe del Defensor del pueblo sobre violencia escolar contempla que “…el maltrato entre iguales, que se produce en la escuela, tampoco puede explicarse sólo mediante las variables relativas al propio centro. Junto con los factores más relacionados con el medio escolar y con el grupo de amigos, existen otros factores sociales y culturales implicados en el fenómeno cuyo conocimiento permite la comprensión del mismo en toda su complejidad” (Defensor del pueblo, 1999).

Existen variadas investigaciones sobre este problema; sin embargo, no se ha logrado aún un consenso claro acerca del término que define el maltrato entre iguales en los centros escolares. Incluimos, bajo el término“maltrato entre iguales”, algunas de las acepciones que habitualmente se usan para referirse a estas situaciones: maltrato, abuso o acoso entre iguales, bullying, violencia escolar, etc.

En general, se suele considerar como “Un comportamiento negativo (dañino) intencional y repetitivo a manos de una persona o más personas, dirigido contra otra que tiene dificultad para defenderse” (Olweus 2005).